Roja (scottish ale)

Se llama así en referencia al lugar de origen: Escocia. El clima de Escocia no era apto para la producción de lúpulos de calidad y debían importarlo. Esto, sumado al clima frío, hizo que se elaboraran cervezas donde la malta era el componente predominante. En el origen, las cervezas escocesas estaban hechas con malta ligeramente marrón, ya que para darle el amargor típico, se usaba mirto de los pantanos en reemplazo del lúpulo. Con el correr del tiempo, los elaboradores usaron más malta tostada y cebada sin maltear. Esto hizo variar el color y el sabor. La cerveza escocesa moderna es menos amarga, algo más dulce o frutada.

Ingredientes

Gran mayoría de cebada malteada Pilsen, una proporción de cebada malteada tipo caramelo (su mayor tiempo en el horno de secado provoca la transformación del almidón del grano en caramelo natural), lúpulo de El Bolsón y levadura tipo ale inglesa.

Color

Color caramelo, con tonos rojizos a contraluz. Se percibe opaca, limpia, de tonalidades ámbar profundo y negro.

Aroma

Tiene notas ahumadas y terrosas, que se entrelazan con un aroma dulzón.

Mouthfeel

Las maltas se perciben dulces y suaves, contrastando con un leve amargor que queda persistiendo levemente al final. Restos de sabores frutales.